4
El feto es alimentado por la madre a través de la arteria y las venas umbilicales que se encuentran en el cordón umbilical. Al momento de nacer el cordón umbilical se seca y finalmente cae dejando una cicatriz que es el ombligo que puede ser un punto débil de la pared abdominal y dar origen a una hernia.

La hernia umbilical es frecuente en los niños en los que tiene tendencia a cerrarse espontáneamente, antes de los dos años de edad, en más del 80% de los casos.

En los adultos no hay tendencia al cierre espontáneo tendiendo, por el contrario, a aumentar de tamaño. Todos los datos apuntan a que la hernia umbilical en el adulto no es la persistencia de una hernia umbilical infantil. La hernia umbilical en los niños es congénita y en los adultos es adquirida.

Se evidencia con mayor frecuencia la hernia umbilical en mujeres, en las que han tenido varios embarazos y en la presencia de obesidad. También es frecuente en pacientes que sufren de cirrosis hepática y de ascitis (aumento del líquido intraabdominal). Probablemente los aumentos en la presión dentro de la cavidad abdominal terminen lesionando los tejidos débiles del ombligo produciendo la hernia.

Las personas con hernia umbilical consultan por dolor umbilical o por masa en el ombligo o ambas, en el peor de los casos la hernia se puede atascar (atrapar) y si no se trata a tiempo puede producir problemas de irrigación del intestino con consecuencias graves.