Realizar actividad deportiva como pasatiempo o, de manera profesional para competencias, es una actividad saludable, entretenida y relajante. Si bien los pesos excesivos o movimientos inapropiados durante la actividad deportiva no son la única causa para la aparición de una hernia, esta actividad se constituye en un factor de riesgo para la aparición de una hernia inguinal o umbilical en personas con cierta predisposición biológica para padecer de esta enfermedad.


La actividad deportiva no está exenta de riesgos. Además de lesiones por torceduras, golpes, desgarros, otros de los peligros es el desarrollar lo que se conoce como hernia del deportista o una hernia inguinal.
Una hernia se presenta cuando una parte de un órgano interno sale a través de un área muscular que está débil. Esto es algo relativamente común, que puede ocurrirle tanto a los hombres como a las mujeres sin importar la edad que tienen, ya que incluso puede suceder en los niños.


Si bien existen distintos tipos de hernias, como la hernia umbilical (en el área del ombligo), la hernia hiatal (en una abertura en el diafragma, que es el músculo que divide el tórax y el abdomen) y la hernia de disco (en la columna vertebral), la mayoría de las hernias ocurren en el abdomen y la más común es, justamente, la inguinal. La hernia inguinal se produce en la ingle, es decir, el área en que coinciden la parte superior del muslo y la parte inferior del abdomen.


Entre los factores que pueden contribuir a que aparezca una hernia, no sólo se encuentra la debilidad y la distensión muscular sino también el levantar objetos pesados, hacer un esfuerzo muy grande o forzar o ejercitar en exceso ciertos músculos.  Todos los deportistas deben cuidarse, pero quienes practican patinaje, hockey, fútbol (soccer) o tenis tienen más posibilidades de que les aparezca una hernia.


¿Cómo puedo saber si tengo una hernia?


Como sucede con otras lesiones, el síntoma principal de la hernia es el dolor. En la hernia inguinal, específicamente, el dolor se siente en la zona baja del abdomen, la ingle, y a veces en los genitales. Sin embargo, a veces no es tan fácil reconocerla y el dolor tarda en aparecer. A veces puede demorarse semanas o hasta meses, es decir uno podría padecer de una hernia asintomática por un largo tiempo sin manifestar ninguna molestia. Otra forma es sentir un bulto en la ingle que aparece en especial con el esfuerzo físico o al ponerse de pie, crece al inciar la actividad deportiva y duele y al reposar disminuye el dolor y el bulto desaparece.


El médico puede notar una tensión en la zona del músculo, pero sin llegar a detectar ningún bulto en los tejidos, junto con dolor. Por eso, para poder detectar la hernia, el médico podría pedirle al deportista que haga ciertos movimientos específicos para encontrar cuál es el que produce el dolor.

Si tienes una hernia, es posible que el dolor se resuelva durante el reposo, descansando los músculos durante un tiempo y evitando hacer esfuerzos. Sin embargo, una vez que aparece, la hernia no se va por sí sola y la única forma de eliminarla por completo es con una cirugía.


El problema con las hernias es que tienden a crecer con el tiempo en especial si mantienes una actividad que genere esfuerzo, como el deporte, y el riesgo es que se llegue a complicar. La complicación se produce porque las estructuras internas del abdomen, como los intestinos, se tuercen o quedan atrapados dentro de la hernia y esto impiden el paso de la sangre. Esto es muy peligroso porque puede causar la muerte de esa parte del intestino, lo cual necesita una cirugía de carácter urgente.



bandaherniadeporte
Que debo hacer si tengo una hernia?

Debes consultar de inmediato a un cirujano especialista en este tipo de cirugías, en especial si presentas dolor de manera diaria y si el bulto se pone duro y no se devuelve hacia el abdomen.

El cirujano te evaluará y si confirma que tienes una hernia te pedirá exámenes para una evaluación correcta: exámenes de sangre y orina y una ecografía, ya que con seguridad te sugerirá una cirugía para resolver definitivamente la hernia.


Debo suspender mi actividad deportiva si tengo una hernia?
Si tienes una hernia asintomática podrías mantener actividad física deportiva evitando grandes esfuerzos, pero sin duda no deberías retrasar tu cirugía.


Si tienes una hernia sintomática, es decir con dolor y con un bulto que se mantiene afuera, es mejor suspender tu actividad deportiva y apresurar tu cirugía.


En cualquiera de los dos casos anteriores, uno no está libre de que la hernia se complique.


Después de la cirugía, podré volver a realizar mi actividad deportiva?


Entre los objetivos de la cirugía de hernia no solo se considera la resolución de la misma, sino la reincorporación del paciente a su actividad diaria y a su reintegración deportiva precoz.


La cirugía laparoscópica ofrece la ventaja de la reintegración a las actividades deportivas de manera precoz si se compara con los resultados de la cirugía tradicional abierta con incisión. Es una cirugía con menor dolor en el postoperatorio, mejores resultados estéticos y con la ventaja de la reincorporación laboral y deportiva en la mitad del tiempo de la cirugía abierta.


Los deportistas pueden volver a sus actividades deportivas una vez que su cirujano lo indique, con la misma intensidad que la realizaban antes de la cirugía.


En resumen si tienes una hernia y eres deportista, no atrases tu evaluación por un cirujano de hernias, lo más probable es que te sugiera una cirugía laparoscópica para reintegrarte rápidamente a tus actividades.