Si después de ser dado de alta presenta alguno de los siguientes síntomas, debe consultar inmediatamente a su cirujano o acudir a un servicio de urgencias:

  • Exceso de hinchazón o moretón

  • Sangrado

  • Dolor progresivo

  • Fiebre

  • Enrojecimiento o secreción en la herida operatoria

  • Náuseas o vómitos